ISLAMOFOBIA E IDEOLOGÍA DEL MIEDO

Escrito por angelalvarezhernandez 27-11-2015 en Islamofobia. Comentarios (0)

Los musulmanes europeos viven entre la espada (de la islamofobia) y la pared (del terrorismo generado por grupos desviados del islam).

El 28 de enero del 2005, unos desconocidos incendiaron una Mezquita de Soria. Entre las cenizas apareció el Sagrado Corán con 35 páginas quemadas. Los desconocidos dejaron de recuerdo una cabeza de cerdo y escribieron amenazas con la sangre del animal. Antes de irse arrojaron a un contenedor cercano 70 libros religiosos.

La estrategia de los grupos violentos islamofobos, siempre ha sido la de generar una ola de rechazo, acosando a las víctimas de sus actos, para provocar una reacción en éstos, que justificara y “legitimara”, sus acciones.

Detrás de los ataques islamofobos se esconde un ideario, cargado de prejuicios y mentiras, sembrado por ideólogos llenos de miedo al islam que, a través de conferencias, reuniones, páginas web y videos, describen el islam como un agente amenazador, capaz de general el apocalipsis cultural y social de toda Europa. Un proyecto cargado de miedo y paranoia social donde cualquier musulmán se convierte en sospechoso o potencial terrorista.

Entre los políticos influidos por los ideólogos del miedo al islam, está Geert Wilders diputado del parlamento de los Países Bajos, y fundador del Partido por la Libertad, quien manifestó:

"Para mí, la explicación de la intolerancia musulmana hacia Occidente está tanto en el islam mismo como religión, con su Corán que data del siglo VII, como en la propia vida del profeta Mahoma. Lo que el Corán establece no tiene límite en el tiempo ni lugar físico específico. Llama a matar no musulmanes y a hacer la guerra contra los infieles."

Posteriormente Geert Wilders, durante el mitin de cierre de campaña de las elecciones municipales pregunto al público que le coreaba “¿Queréis más o menos marroquíes, aquí, y en Holanda?”. La sala coreó: “Menos, menos, menos”. Entonces, él respondió:“Lo arreglaremos”.

Muchos de los ideólogos del miedo, unen terrorismo con islam, manifestando que el terrorismo es la consecuencia natural de una de las interpretaciones del Corán y lasharia, entre las muchas interpretaciones posibles cuando, en realidad, el terrorismo no forma parte del islam y los que lo practican se sitúan fuera del islam, y las principales victimas de este terrorismo son los propios musulmanes, como se puede ver en países como Afganistán, Libia, Somalia o Iraq, donde cientos de miles de personas han muerto a manos de fanáticos desviados.

A la mayoría de los ideólogos del miedo no les importa lo que diga el Corán, ya que lo que ellos necesitan para mantener su discurso islamófobo son fanáticos desviados que cometan crímenes en nombre del islam. Cuantos mas fanáticos y terroristas cometan crímenes en nombre del islam, mejor le irá a Geert Wilders. Se puede afirmar que la islamofobia crece sobre un campo que es abonado continuamente por el fanatismo terrorista desviado del islam.

Algunos de estos ideólogos del miedo también identifican la delincuencia con la inmigración de origen islámico, argumentando que personas que pertenecen a diferentes entornos culturales no pueden convivir juntas. Es lo que ellos llaman el choque de civilizaciones. Nada más alejado de la realidad. Los mayores delincuentes importantes de España son señores de guante blanco, con “tarjetas black” y cuentas corrientes en Suiza y en los paraísos fiscales. Sus delitos no son el fruto de su amor a la civilización judeo-cristiana europea, sino del amor al dinero y el poder.

El llamado choque de civilizaciones, no es el responsable de que no haya calefacción en las escuelas de Castilla-la Mancha, o en el Servicio de Urgencias de Vallecas. Los inmigrantes musulmanes no juegan a la especulación en Wall Street, ni se reúnen clandestinamente con la Troika. No es responsable de la crisis ni de ninguna estafa financiera, sino victima de los especuladores, como el resto de la población, por lo que estigmatizarlos por sus creencias religiosas carece de sentido.

La delincuencia, que inunda los barrios pobres de las grandes ciudades, ya sea Madrid, El Cairo o Buenos Aires, no son el fruto de un “gen árabe” o de una“civilización indolente”, sino de la pobreza, que es una consecuencia de la especulación financiera. La ciudad de Córdoba fue la ciudad más hermosa y culta de toda España, rivalizando con Constantinopla durante el Califato Omeya, algo de lo que los islamofobos se olvidan.

Si los negros senegaleses y los madrileños de Lavapiés no se entienden, no es porque falte civismo, sino porque los primeros hablan wolof y los segundos castellano. La solución no es levantar barreras, sino integrar a la gente. La pobreza y el paro no se erradican, expulsando a personas de sus residencias habituales, sino haciendo leyes que eviten la especulación y la miseria de los más indefensos.

Otra de las mentiras mas recurridas de muchos de estos ideólogos del miedo, es la que hace referencia a una supuesta sustitución de la población envejecida europea por otra población inmigrante más dócil al sistema y que no plantea reivindicaciones laborales. Este reduccionismo carece de una base lógica ya que, si según estos ideólogos, "el islam es una religión tan terrible”, no se entiende por qué los “temidos musulmanes”, son más “sumisos”, que los envejecidos europeos, o cómo es posible que el mestizaje genere personas más sumisas.

La raíz del odio, no radica en las diferencias, culturales, de piel o religiosas. Hay musulmanes europeos en Bosnia y Albania y cristianos en Egipto. El odio no es fruto de sociedades enfrentadas, sino del siniestro juego de los intereses geoestratégicos y la lucha por el control de los recursos naturales a nivel planetario.

Durante los años 30 del siglo pasado, Adolf Hitler, culpabilizó y criminalizó a la población judía, haciéndola responsable de la derrota alemana en la primera guerra mundial, del paro, de la especulación y de la miseria que recorría el país. La consecuencia de esta ideología, fueron campos de concentración llenos de personas a las que se asesino de manera industrial y mas de 50 millones de muertos en la segunda guerra mundial.

Hoy en día, algunos ideólogos del miedo, quieren utilizar a la población inmigrante y musulmana como chivo expiatorio de todos los males de la humanidad.
Influidos por los ideólogos del miedo al islam, partidos políticos como la Liga Norte italiana, consideran que “el islam es el problema”, y que el Papa Francisco “hace un mal servicio a los católicos” al promover el diálogo con los musulmanes, y Nigel Farage, líder del nacionalista británico UKIP, atribuyó la tragedia de Paris a “la obsesión por fomentar una sociedad multicultural, (que), ha creado una quinta columna en Occidente”.

Frente al miedo y el rechazo la única solución posible es proclamar la paz y el respeto mutuo. La lucha por la convivencia es la unica solución frente a los ideólogos del miedo, que auguran un futuro lleno de tempestades.

La Declaración Universal de la UNESCO sobre la Diversidad Cultural, de 2 de noviembre de 2001, define la Cultura en su artículo primero de la siguiente manera:
La cultura adquiere formas diversas a través del tiempo y del espacio. Esta diversidad se manifiesta en la originalidad y la pluralidad de las identidades que caracterizan a los grupos y las sociedades que componen la humanidad. Fuente de intercambios, de innovación y de creatividad, la diversidad cultural es tan necesaria para el género humano como la diversidad biológica para los organismos vivos. En este sentido, constituye el patrimonio común de la humanidad y debe ser reconocida y consolidada en beneficio de las generaciones presentes y futuras.

En Europa se da la mayor diversidad islámica del mundo. Musulmanes venidos de todas las partes de África y Asia, se mezclan con musulmanes de origen europeo, con costumbres, pensamiento y tradiciones diferentes. Un crisol ignorado por los ideólogos del miedo al islam, que no son capaces de distinguir las diferentes formas de vivir el islam.

El islam europeo se está enriqueciendo constantemente con todas sus variantes y con la influencia social de Europa. La fuerza y la belleza cultural que se está generando es más fuerte que  la de sus detractores. En un mundo nuevo, los viejos discursos excluyentes, solo tienen cabida por el miedo y la ignorancia de lo desconocido.

http://www.webislam.com/articulos/97780-islamofobia_e_ideologia_del_miedo.html