Blog de Ángel Alvarez Hernandez

Musulman

ESPAÑA ENTRE EL ODIO, LA INCOMPRENSIÓN Y EL RECHAZO AL MORO

Escrito por angelalvarezhernandez 27-11-2015 en Islamofobia. Comentarios (0)

Deah Barakat, de 23 años, su esposa, Yusor Abu-Salha, de 21, y la hermana de ella, Razan Abu-Salha, de 19, fueron asesinados por su vecino, Craig Hicks, de 46 años, un ateo confeso que criticaba a todas las religiones. Barakat estudiaba segundo año de Estomatología y Yusor tenía planeado comenzar sus estudios en la misma carrera en el otoño. Los dos se habían graduado de la Universidad Estatal de Carolina del Norte.

Así relataban estos hechos el periódico "El Mundo" de España y el “New Herald”, de Estados Unidos, que además añadió en su artículo del 17 de febrero del 2.015 lo siguiente:

Una página de Facebook que se cree pertenece a Hicks mostraba docenas de mensajes antirreligiosos, incluyendo uno en el que se catalogaba a sí mismo como “antiteísta”, diciendo que él tenía una “profunda objeción en contra de la religión”, además de diseños denunciando al Cristianismo, al Islam y a la iglesia mormona.

La edición digital del periódico 20 minutos, en su artículo “Encausan a Craig Hicks por la muerte de los 3 universitarios musulmanes en Chapel Hill”, lo describía de la siguiente manera:

El acusado se describió a sí mismo en internet como un ateo "amante de las armas".Las órdenes de cateo indican que las autoridades sacaron de su casa una docena de armas de fuego, entre ellas cuatro armas cortas, dos escopetas y seis fusiles, así como una gran cantidad de balas. Hicks llevaba una pistola cuando se entregó varias horas después de los hechos, el 10 de febrero.

La muerte de los jóvenes estudiantes no mereció un entierro de Estado, ni la presencia de los líderes políticos internacionales, ni una manifestación solidaria que uniera al mundo entero. Ningún medio de comunicación, abrió su edición impresa con la proclama de, “Yo soy Musulmán, yo soy Deah, Yusor y Razan”.

Sus muertes pasaron casi desapercibidas para la gran prensa occidental, con un margen de duda sobre la motivación de las mismas. Según familiares de las víctimas, éstos informaron que fueron ejecutadas con tiros en la nuca. Una conocida amiga, musulmana y activista femenina de los derechos humanos, escribía:

En el entierro de las víctimas musulmanas asesinadas por el terrorista norteamericano..... ningún líder mundial se solidariza con estas víctimas. ... éstas no interesan... ¡Indignante!

Casi todos los países de mayoría musulmana han sufrido algún gran atentado. A modo de ejemplo se pueden citar los 48 estudiantes muertos y 79 heridos, en una escuela de la localidad de Potiskum, el 10 de noviembre del 2.014, en Nigeria, los 118 muertos y 150 heridos en el atentado del 28 de febrero del 2.005 en Irak, frente a un centro de reclutamiento de la Policía y la Guardia Nacional, los 90 muertos y 150 heridos en el atentado de Sharm el-Sheij en Egipto, o los 140 fallecidos, la mayoría estudiantes, en el atentado a una escuela de Peshawar, en el noroeste de Pakistán.

Estas víctimas, a manos de fanáticos desviados del islam, casi nunca han recibido un reconocimiento oficial y su aparición en los medios de comunicación ha sido casi mínima. Un siempre recordatorio olvidado a la semana.

El periódico “El Mundo”, en el artículo “El asesinato de tres universitarios en Carolina del Norte causa preocupación entre la comunidad musulmana”, escribía:

Aya Zouhri y sus amigas musulmanas, que diariamente se cubren la cabeza con un pañuelo, aseguran que están acostumbradas a recibir malas miradas o comentarios despectivos por parte de extraños.

Pero cuando Zouhri, de 22 años, salió de casa este miércoles -un día después de que asesinados a tiros cerca de la Universidad de Carolina del Norte en lo que las autoridades están investigando como un crimen de odio- la advertencia de su padre para que tuviera cuidado tomó una mayor importancia.

"La forma en que me lo dijo era muy parecido a: 'Estoy realmente preocupado porque algo te puede pasar a ti'".

Si este temor se confirma, la presencia de la libertad religiosa se perderá en las calles de nuestras ciudades, y la mujeres con el velo islámico, se convertirán en un símbolo perseguido por aquellos que niega la libertad religiosa a los demás. Quizás sea el momento de decir que todos somos musulmanes, frente a la barbarie islamofoba, porque todos queremos la libertad religiosa de los demás. Una libertad religiosa que no atenta contra nadie, ni daña a la humanidad. Una libertad religiosa que solo molesta a los islamofobos, tan despreciables como los terroristas desviados del islam, que asesinan a inocentes.

No puede haber muertos de primera y de segunda. No podemos desgarrarnos las vestiduras en defensa de la libertad de prensa y pasar desapercibidos frente a un atentado contra la libertad religiosa. La comunidad musulmana necesita la solidaridad mundial. Es la hora de decir que el islam no es el terrorismo demencial del mal llamado Estado Islámico, ni los prejuicios despreciables que continuamente lanzan los islamófobos, que también asesinan como Anders Behring Breivik, que asesinó a 77 personas, en su cruzada personal contra el islam, mientras preconizaba una guerra religiosa y étnica.

http://www.webislam.com/articulos/98493-islamofobia_muertos_de_primera_y_de_segunda.html

LOS LÍMITES DE LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y LA ISLAMOFOBIA

Escrito por angelalvarezhernandez 27-11-2015 en Islamofobia. Comentarios (0)

La Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, en su artículo 19, establece que la libertad de expresión reúne los siguientes rasgos:

a) El derecho que tiene todo individuo a la libertad de opinión y de expresión.

b) El derecho a no ser molestado a causa de sus opiniones.

c) El derecho de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

La "Convención Americana sobre Derechos Humanos" o "Pacto de San José de Costa Rica" de 1969, en el Artículo 13, sobre la libertad de pensamiento y expresión, señala que este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideraciones de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección y gusto. El ejercicio del derecho previsto en el inciso precedente no puede estar sujeto a previa censura, sino a responsabilidades ulteriores.

La libertad de expresión, según establece la jurisprudencia del Tribunal Constitucional en su Sentencia 235/2007, de 7 de noviembre, es la “libre manifestación de creencias, juicios o valoraciones subjetivas”, y comprende, según las Sentencias 6/2000, de 17 de enero y 108/2008, de 22 de septiembre, “junto a la mera expresión de juicios de valor, la crítica de la conducta de otro, aun cuando la misma sea desabrida y pueda molestar, inquietar o disgustar a quien se dirige”, pues “así lo requieren el pluralismo, la tolerancia y el espíritu de apertura, sin los cuales no existe sociedad democrática”.

En el caso concreto del islam, podemos ver cómo existen gran cantidad de canciones, dibujos y artículos que de manera constante hacen referencia al mismo desarrollando un lenguaje y un discurso claramente islamofobo.

Ninguna o casi ninguna de estas manifestaciones que podrían ser calificadas como islamófobas ha merecido la atención y el reproche de la judicatura, en gran parte porque este tipo de manifestaciones se solapan en una crítica a los grupos mal llamados yihadistas, que con sus crímenes manchan constantemente la imagen del islam, del mismo modo que grupos cristianos, como el Ku Kux Klan, han cometido crímenes de odio en nombre de la presunta raza blanca y de un cristianismo que es incompatible con los preceptos bíblicos.

El hecho de que existan grupos fanáticos que, desviados del islam, cometan crímenes atroces, ya sea contra personas laicas, (como los atentados de París), contra personas cristianas, (como los recientes en Niger y Nigeria), o contra los propios musulmanes, (como ocurre en gran parte de los países de mayoría musulmana), no puede ser un motivo para articular un lenguaje islamóbofo, contra toda una comunidad, que en su inmensa mayoría vive alejada del mal llamado terrorismo yihadista o que es víctima del mismo. Identificar terrorismo con islam, es el mismo error que identificar ETA con vasco, o nazi con alemán.

Sobre el lenguaje del odio, la Audiencia Provincial de Barcelona, (Sección Décima), en su Sentencia de 18 de septiembre del 2.009, hizo constar en su Fundamento de Derecho Tercero lo siguiente:

F.D. 3. …Lo que es objeto de castigo no es la expresión en sí de unas ideas, por execrables que sean, sino cuando esta expresión se hace de modo y circunstancias que suponen una provocación a la discriminación, infringiendo el valor constitucional de la no discriminación por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquiera otra condición o circunstancia personal o social contenido en el artículo 14 de la Constitución. También cuando tienden a provocar el odio o la violencia, sea física o moral. Es lo que el Tribunal Constitucional en su STC 176/1995 (Caso Makoki) define como “lenguaje del odio”, aquel que contiene “una densa carga de hostilidad que incita a veces directa y otras subliminalmente a la violencia por la vía de la vejación."

En su artículo 13.5 de la "Convención Americana sobre Derechos Humanos" "Pacto de San José de Costa Rica", se establece que estará prohibida toda propaganda y toda apología del odio religioso que constituyan incitaciones a la violencia.

La Sentencia del Tribunal Constitucional Español 214/1991, de 11 de noviembre, señala que ... ni la libertad ideológica (art. 16 C.E.) ni la libertad de expresión (art. 20.1 C.E.) comprenden el derecho a efectuar manifestaciones, expresiones o campañas de carácter racista o xenófobo, puesto que, tal como dispone el art. 20.4, no existen derechos ilimitados … El odio y el desprecio a todo un pueblo o a una etnia (a cualquier pueblo o a cualquier etnia) son incompatibles con el respeto a la dignidad humana…

El Art. 10 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, contempla la posibilidad de establecer ciertos límites a estas libertades, siempre que estén previstos por la ley, además de constituir medidas necesarias en una sociedad democrática para la seguridad nacional, la integridad territorial, la defensa del orden, la prevención del delito, la protección de la salud o de la moral, la protección de la reputación o de los derechos ajenos, impedir la divulgación de las informaciones confidenciales o para garantizar la autoridad y la imparcialidad del poder judicial.

El Tribunal Constitucional ha afirmado en sus Sentencias 6 /1088, 171, 172/1990, 6/1988, 105/1990, 171 y 172/1990, 214/1991 y 223/1992, que no es información ni noticia aquella narración de hechos que defrauda el interés colectivo o que carece de un fin informativo, como los rumores, insidias, insultos y vilipendios.

En el mismo sentido el Tribunal Constitucional en sus sentencias 81/1983, 51/1985, 6/1988, 14371991 y 42/1995, señala que no se les otorgara protección constitucional a las narraciones falsas o tendenciosas, las realizadas con fin de infamar, las que revelan la intimidad de las personas o las que vulneran principios y bienes jurídicos como la buena fe, la seguridad del Estado o el buen funcionamiento de las instituciones públicas.

El Tribunal Constitucional, considera también un límite a la libertad de expresión, la dignidad de ciertos colectivos, victimas de genocidio o persecución, y así lo muestra en sus sentencias 214/1991, (derecho al honor de una víctima del holocausto), 51/1985, (víctimas del nazismo) 176/1995 y 46/1998. También considera el tribunal Constitucional como un límite a la libertad de expresión la seguridad exterior e interior del Estado, el respeto a la autoridad e imparcialidad de los órganos judiciales y los actos de los mismos jueces.

Las Sentencias del Tribunal Constitucional 29/09 de 26 de enero y 144/1998, de 30 de junio requieren a quien se exprese libremente, "específico deber de diligencia en la búsqueda de la verdad de la noticia y en la comprobación de la información difundida, de tal manera que lo que se transmita como hechos o noticias haya sido objeto de previo contraste con datos objetivos o con fuentes informativas de solvencia."

La Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia del Consejo de Europa (CERI) en su Recomendación de política general nº 5 sobre la lucha contra la intolerancia y las discriminaciones hacia los musulmanes ha manifestado literalmente:

Que las comunidades musulmanas sufren prejuicios que “pueden manifestarse de diferentes formas, concretamente mediante actitudes negativas generales, pero también, en diversos grados, mediante discriminaciones y mediante la violencia y el acoso”.

Según la Recomendación de política general nº 7, el racismo puede definirse como “la creencia de que un motivo como la raza, el color, la lengua, la religión, la nacionalidad o el origen nacional o étnico justifica el desprecio hacia una persona o un grupo de personas o la idea de superioridad de una persona o de un grupo de personas”.

Para combatir la ola islamófoba es necesario no mezclar el islam con el terrorismo, acabar con los prejuicios de quienes de manera maliciosa los difunden sembrando el odio y la confusión, y aceptar que islam y modernidad no son incompatibles, que un islam democrático es posible, y que aquellos que atentan contra la paz y la convivencia se desvían del islam y de cualquier norma humana.

http://www.webislam.com/articulos/97521-los_limites_de_la_libertad_de_expresion_y_la_islamofobia.html